Wir Kinder

***English Below***

Words: MP

Berlin now photos: Gala / Berlin then: various sources

Ahora que llevo mes y medio en Buenos Aires de visita, y casi 3 años viviendo en Berlin, soy capaz de ver cosas diferentes.

Por ejemplo, cuando yo vivía acá en Bs. As., viviendo en lo de mis viejos, pasaba seguido por Plaza Constitución, donde veía como los chiquitos fumaban paco, aspiraban ran, y todos los etceteras que se te pueden ocurrir en una pasada por ese rincón de Capital. Lo tenía familiarizado, no me llamaba la atención.

Después, cuando decidí irme para Berlin, me empecé a meter en la evolución de la cultura joven en los últimos 50 años en la ciudad, en parte gracias a Bowie y Nick Cave, dos de mis idolos, que también vivieron allá por un tiempo. Igual, tocó mudarme a un Berlin renovado, que llevaba más de 20 años sin muro, y casi sin heroina. Y por más que las historias prevalecen en el ambiente, todo el estigma de la droga y lo terrible casi dejó la ciudad.

Hay un libro, se llama Wir Kinder von Bahnhof Zoo (Nosotros los niños de la estación del Zoo) que es súper conocido. Cuenta la historia de Christiane, una chica que a los 13 años se empezó a dar con heroina y a prostituirse para pagarse el vicio, y de sus amigos que vivían en Berlin del Oeste cuando la ciudad estaba dividida por el muro. Todas o casi todas las escenas del libro transcurren en mi barrio o aledaños. Son todos lugares que frecuento a diario, que conozco de memoria, y que si miras muy de cerca, podes ver ciertas huellas de lo que pasó. Es muy fuerte para mi caminar por las calles, o ir a la KaDeWe (mi tienda departamental preferida) y pensar en lo diferente que era todo eso hace 30 años, y lo golpeada que estaba la zona. La escena de la prostitución infantil y la heroina en Berlin transcurrió hace 30 años, donde yo ahora paseo tan alegremente mi perro salchicha. Si hasta un día googleando, por aburrida nomás me percaté que el dpto. donde vivieron Iggy Pop y David Bowie durante su etapa Berlin, queda a la vuelta de casa. Quite overwhelming, vista y considerando que son dos de mis referentes musicales de toda la vida, no?

Galería de fotos de Gala de la zona de Berlin que menciono, ahora 

Volviendo al libro, la “epidemia” de la heroina en Europa fue terrible. Se puede decir que casi se lleva consigo una generación entera. Y fue por testimonios como el de Christiane con su libro y película, que se tomó conciencia de lo que la sociedad estaba haciendo mal con los chicos, y lo que hacía falta atacar. No les digo que cambió en 360 grados, pero si que dudo que volvería a pasar una cosa así. Todo gracias a una chica con menos de la mitad de mi edad actual que se animó a hablar, por que ya no tenía salida alguna (Christiane se intentó desintoxicar, suicidar, y todo lo que se te ocurra, pero nada le salió bien). Es increíble. Leo el libro y de repente me aparecen en la cabeza fragmentos de canciones que escuche, diálogos, todos inspirados en el relato de Christiane. Si tan solo ella se hubiera imaginado que iba a dejar esta herencia a la cultura pop con su rebeldía! Christiane en los 80s se convirtió en una estrella, el libro la catapultó, pero  claramente había otros artistas en serio como Iggy y David Bowie, que produjeron sus mejores álbumes en Berlin, y ellos, junto con la estética, el mood, y todo lo demás es a lo que me refiero cuando hablo de la herencia.

(Cuando vinieron a visitarme tanto Gala como mi amiga Agostina, les conté esta historia, y las metí en la estación. Gala sacó las fotos actuales que ilustran este post, y que muestran mucho de la estética de las estaciones de metro, todavía les queda mucho lúgubre. Ahora le toca leer el libro, ya que encontré una traducción excelente en La Boutique del Libro y la llevo para Europa. )

Vuelvo al tema. Toda esta gente del submundo de Berlin, dejó una herencia cultural tan pero tan valiosa, que marcó la ciudad para siempre. No quiero ponerme maquiavélica y decir que el fin justifica los medios, ergo la heroina sería un medio para obtener esta herencia. Pero se hubiera llegado de otra manera? creo que no.

Algunas fotos de Christiane, Iggy, Nick, David, y un montón de mugre, en las mismas zonas en las que Gala hizo las fotos. Ricos chicos.

En fin, este libro nos hizo pensar – aunque sea lectura sensacionalista – y está bueno que si piensan visitar la ciudad, lo lean también. Nos proponemos para este 2016 que ya tiene varios viajes agendados, investigar sobre la cultura under, mitos, creencias, tradiciones de cada lugar antes de visitarlo, y por supuesto, publicar todo esto. Escribir guía de una ciudad y poner las cosas típicas creo que ya no aporta nada.

Mediante fotografías, como Gala, o mediante textos como me expreso yo MP, vamos a intentar ofrecer algo más.

Ps. El libro también es película, súper recomendada! Click para el trailer

Te interesa más de Bowie y Berlin? Click!

——————————————————-

Now that I have been in BA visiting for 1.5 month, and almost 3 years living in Berlin, I see some things differently.

For instance, when I was living here in BA, I would go often to our central station, Plaza Constitución, where I would see how kids would smoke freebase (paco, in Argentinian), smelled glue and everything you could imagine. It was a familiar landscape, and it did not catch my attention.

Afterwards, when I decided to move to Berlin, I started digging into the history of the evolution of the youth culture in the last 50 years in the city, partly thanks to David Bowie and Nick Cave, two of my idols, that also lived there for some time. In any case, the Berlin I got was a renewed one, sans-wall for more than 20 years and almost without heroin. Even though the stories from that time prevail, all the stigma from such a hard stage has almost left the town.

There’s a book, Wir Kinder von Banhof Zoo (we the children of the zoo station), super well known. The book is simple, sensationalist. I have even heard it is compulsory reading in high school in Germany in order to avoid a new wave of addicted children and their subsequent deaths. It tells the story of Christiane, a 13 year old girl that started abusing heroin and then had to whore herself out in order to sustain her habit, and her friends in West Berlin. All or almost all scenes in the book take place in my hood or really nearby. The spots they depict… I walk my sausage dog every day around them, and know them like the back of my hand, sometimes if you look close enough you can see the scars from history and some from that time. It is quite something to walk down the streets or go shopping at KaDeWe (my favorite department store/mothership) and thinking how different everything was 30 years ago, and how bruised was the area.

Child prostitution and heroin in Berlin were the main features of my neighborhood, where now I walk so merrily with my sausage dog. What’s more, one day i was googling and realized that the apartment where Iggy Pop and David Bowie lived when in the city (Hauptstraße 155) is around the corner from where I live. Quite overwhelming fact, as they are two of my musical idols from all time, right?

 

Scroll up to see Gala’s photo gallery of the area, a few months ago. Then you’ll compare to the area 30 years ago in the 2nd gallery

Back to the book, the “heroin epidemic” in Europe was terrible. You can even say it almost killed an entire generation. It was thanks to testimonies as Christiane’s that awareness was raised. I can’t assure you everything changed 360° but that I seriously doubt something like that would happen again in Europe. All cause there was a girl that decided to tell everything to some journalists. I haven’t discovered fire here, in Berlin the book is part of the city, and of the education. But when reading it, a ton of songs, dialogues, people, artists come to my mind because they were there back then and they all constitute a great cultural heritage.

All these people from Berlin’s underworld left a very valuable heritage (no, not the ability to whore out to pay for smack you idiots), you know what i mean. I don’t want to sound like Machiavelli but the means came to a somewhat good end. Would we have it if there was no heroin at the time? doubt so.

Scroll up to the second gallery for photos of the time 

Finally, this book awoke something in us – even if it was, I repeat, sensationalist reading – and it would be good that if you are thinking on visiting the city, you read it too. It also brought our 2016 resolution with it: as we have several trips already booked, every time we travel we will dig deeper on myths, culture, underground shit, underworld, under the table and every dark corner, in order to provide a more interesting guide of every town.

We already produce our own photo content with a personal outlook, and entertaining texts, let’s take it further.

Ps. The book is also a movie! totally recommended! Click for the trailer

Interested in more Bowie and Berlin? Click!

 

noshamejane

No shame in my game.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s